Semana Santa en el País Vasco

Semana Santa en el País Vasco

Enamorados de ti.

Total viaje: 4 días

Día 1:

Hondarribia, pueblo con encanto. Destaca por su casco antiguo, sus casas de colores, su paseo lleno de bares para tener un primer contacto con típicos pinchos del País Vasco  y su paseo marítimo que con un poco de paciencia te encamina hasta el faro.

Santuario de la virgen de Guadalupe. Dirección a Pasaia elegiremos una carretera secundaria rodeada de árboles y sonidos de pájaros, un camino  precioso, de estos que escasean tanto últimamente. Por el camino podemos parar para visitar la iglesia de la virgen Guadalupe, patrona de Hondarribia, para disfrutar de unas maravillosas vistas a la costa, si habéis preparado el pícnic seria un buen momento para disfrutar del precioso merendero que hay lleno de árboles y mesas ideales para relajarse y descansar. Si te gusta caminar desde este punto se pueden coger un gran número de rutas a pie.

Pasaia. Es un pequeño municipio costero portuario, una pequeña bahía que conserva su historia.  Es un municipio singular y está formado por cuatro pueblos como son San Pedro, San Juan, Antxo y Lezo en torno a la ría. Se puede acceder de un lado  con una barquita (cuesta 70 cms por persona y no hace falta comprar el tíquet con antelación ya que va pasando de lado a lado todo el rato) . Vale la pena conocerlo y pasear por sus pequeñas callejuelas.

Zarautz. Localidad vasca famosa por su playa de 2. 5 km y su afición al surf. También es donde se encuentra el famoso restaurante de Carlos Arguiñano. Es agradable darse un paseo por el paseo marítimo y contemplar como los aficionados y los más profesionales surfistas se mueven entre las olas.

Zarautz Surf

San Sebastián. (visita atardecer). Esta ciudad nos enamoró desde el primer momento. Donostia es una ciudad a la que siempre quisiéramos volver, por su ambiente, sus toques de estilo inglés, su verde, ese azul del norte que te transporta a nuevos mundos.Llegamos por la tarde noche y ya que nuestro hostel se encontraba en la parte vieja empezamos por familiarizarnos con el que iba a ser nuestro barrio los dos días siguientes.En la parte vieja de la ciudad es donde se concentran la mayoría de tabernas y bares donde podrás degustar una gran cantidad de pinchos riquísimos y además muy elaborados. Hay que visitar 2 iglesias con encanto: Santa Maria y San Vicente, ésta primera muy conocida por encontrarse justo al fondo de una de las calles más emblemáticas de la ciudad y la segunda, templo gótico, nos encantó por la paz y tranquilidad que nos trasmitió ; dicen ser el monumento más antiguo de San Sebastián..Una vez visitada la parte vieja, cruzamos el río hacia la playa de Zurriola que , eclipsada por la concha, también es una playa donde dar un agradable paseo y si es posible ver el atardecer viendo como algunos surfistas desafían las olas. En esa parte de la ciudad , barrio de Gros, también podremos disfrutar de zonas muy ambientadas para degustar pinchos por sus calles interiores.Alojamiento: Old City House Donostia. Compartimos baño junto a 3 habitaciones más pero la verdad es que era difícil coincidir. Está totalmente reformado y ubicado en una de las calles más privilegiadas del casco viejo de San Sebastián. Dispone de una cocina con un kit de desayuno básico.

Pasaia

Día 2:

San Sebastian. El plan de hoy ha sido patearnos la ciudad. Comenzamos por la playa de la Concha donde disfrutamos de un agradable paseo frente al mar y la Isla de Santa Clara, pero ojo, no hay que perder de vista el otro lado: el Ayuntamiento, el palacio de Miramar, son algunos de los edificios que contribuyen aún mas si cabe a hacer de la playa de la Concha uno de los mejores paseos de playa urbanos que te puedas encontrar.  Continuamos con la playa de Ondarreta hasta llegar al funicular que nos facilita la subida al Monte Igueldo y poder obtener una panorámica de toda la ciudad. (ojo! hay que hacer cola, sobretodo en horas punta) .Nota para familias: en el Monte Igueldo hay un parque de atracciones donde los niños y no tan niños pueden disfrutar de sus atracciones además de gozar de unas vistas de pájaro impresionantes.Bajamos de nuevo en el Funicular y regresamos andando, no importa repetir este paseo. (una buena opción seria alquilar una bicicleta, pues san Sebastián está muy preparada para hacer ese tipo de actividad) . Nos dirigimos a comer algo rápido y seguimos con el itinerario que habíamos planeado.Por la tarde decidimos perdernos un poquito más por el interior de la ciudad visitando la Catedral del Buen Pastor, el teatro Victoria Eugenia, el Hotel Maria Crisitina, plaza de Guipúzcoa, el Kursaal (centro de convenciones), Mercado de la Bretxa y terminamos nuestro tour dando la vuelta por el paseo Berria (Monte Urull) hasta llegar a la zona del puerto, una zona preciosa para saborearla con calma.

Nota: En la oficina de turismo organizan visitas guiadas (normalmente una por la mañana y otra por la tarde que suele durar unas 2 horas, es muy recomendable reservar las visitas con tiempo o os pasará como a nosotros..)

San Sebastián – Donostia 

Alojamiento: Old City House Donostia – Mi valoración: ★★★★, por su limpieza y ubicación inmejorable

Desayuno recomendado: Maiatza, en la parte vieja. También elaboran menús vegetarianos

Pinchos: La mayoría están riquísimos. Disfrutarás de unas vistas privilegiadas a la iglesia Santa María si consigues una mesa en la terraza del Atari.

La Concha San Sebastian

Día 3:

San Juan de Gaztelugatxe. Como somos amantes de la naturaleza quizás esta parte del viaje fue uno de los mejores recuerdos que nos quedan. San Juan de Gaztelugatxe es impresionante, una pequeña isla situada en la costa bizcaina donde en la cima se encuentra la ermita de San Juan.

Para llegar a la cima donde se encuentra la ermita, des del aparcamiento (gratuito) se tarda alrededor de unos 45′ ida y unos 40 la vuelta. Descubriréis un paisaje salvaje e inigualable, una joya de nuestro país que sin duda hay que visitar alguna vez en la vida. A pesar del mal tiempo tuvimos la suerte de que no llovió durante el camino  a la ermita que se encuentra en la cima dedicada a San Juan dónde la tradición dice que  pensar un deseo y tocar la campana 3 veces es logro seguro. Recomiendo a la vuelta, antes de volver a coger el coche, degustar algunos de los pinchos que hacen en el restaurante-bar Eneperi que hay justo al lado del aparcamiento, sin duda  los mejores pinchos que probamos en el país vasco, mmmmh, para chuparse los dedos! (sobretodo los de bacalao y los de tortilla, te encantaran!)

Nota 1. La excursión es para todos los públicos solo hay que tener en cuenta que hace un poco de subida y hay bastantes escalones (241), así que con con calma y de vez en cuanto parar para hacer alguna foto y descansar y disfrutar de unas magníficas vistas al océano.

San Juan de Gaztelugatxe

Tarde del 3 y mañana del día 4:

Bilbao. Después de la mañana natural nos acercamos a Bilbao.  Bilbao es una ciudad industrial que ha sabido aprovechar muy bien sus recursos y mejorar la ciudad con el paso del tiempo, una ciudad cosmopolita con mucho ambiente y a la vez tranquila. Nuestro alojamiento se encuentra muy cerca de la parte vieja así que decidimos empezar nuestro descubrimiento a la ciudad por el casco viejo, cuyas calles estrechas formaban antiguamente el poblado medieval original. Sin duda una zona animada y pintoresca de la ciudad donde degustar los mejores pinchos y cocina vasca, anotamos algún bar para probar pinchos esa noche. En esta parte visitamos la Catedral de Santiago, la plaza Nueva (rodeada de locales que ofrecen los mejores pinchos), el Museo Vasco, la biblioteca municipal y el Mercado de la Ribera, junto al río, donde hay una gran variedad gastronómica en su interior para comprar y degustar.

Junto al puente que une el  casco viejo con el  Ensanche (parte nueva) , se encuentra el teatro neo-barroco más antiguo de Bilbao, el Teatro Arriaga (1886 – 1890), nombrado así en honor al compositor Juan Crisóstomo Arriaga, conocido como el “Mozart español,” quién murió a los 19 años de edad. Seguimos por el bulevar Gran Vía Don Diego López Haro que cruza el barrio del Ensanche, se trata del centro comercial y de negocios de la ciudad y en él se encuentran algunos de los edificios residenciales y señoriales más importantes de Bilbao. Entre procesión y procesión cruzamos el bulevar.

Entramos ahora en el Centro Alhóndiga, uno de los edificios más representativos de Bilbao que durante muchos años fue el almacén de vinos de la ciudad. Tipo la casa encendida de Madrid, en su interior encontramos un centro cultural y de ocio con una gran variedad de actividades. Visitamos ahora al Teatro Campos Eliseos y nos dirigimos hacia el puente más moderno de Bilbao, el puente Zubizuri  (puente blanco)  inaugurado en 1997 y diseñado por el famoso arquitecto español Santiago Calatraba) con unas magníficas vistas a la ría que nos llevará hacia la entrada del Guggenheim.

Ría de Bilbao

Finalmente, dedicamos 1 hora y media  a visitar las tres plantas del Guggenheim –>Precios y HorariosNo cabe la menor duda que el Museo Guggenheim es el icono y principal atracción de la ciudad. Diseñado por el arquitecto estrella Frank Gehry, abrió sus puertas al público en 1997. El edificio está cubierto por paneles de titanio que crean lo que parecen ser curvas orgánicas aleatorias. Los paneles fueron diseñados para capturar la luz. Por esa razón, el edificio toma una apariencia diferente por la noche, cuando las luces de la ciudad reflejan en él. Si nos alejamos un poco de la fachada, el Guggenheim parece un barco y los paneles de titanio se asemejan a las escamas de los peces. Se dice que estas dos características rinden homenaje a la importancia de la ría a lo largo de la historia para el desarrollo económico de Bilbao.Enfrente del museo se encuentra una escultura enorme en forma de perro cubierta por flores frescas diseñada por el artista Jeff Koons. Esta escultura fue llevada a Bilbao originalmente durante la inauguración del museo como exposición temporal aunque gustó tanto a los bilbaínos que se convirtió en una escultura permanente.

Bilbao

Alojamiento: Pensión Begoña – Mi valoración: ★★★,  por su buena ubicación y aunque un poco anticuado, limpio.

Pinchos: Bar Bilbao  (el típico de toda la vida), y bar Charli ambos se encuentran en la plaza Nueva.

Guggenheim

Día 4:

Vitoria. Visitamos Vitoria recomendados por mi hermana que un año antes, haciendo el camino del Norte, le había sorprendido muy positivamente por el ambiente y el verde que desprendía la ciudad.

Lo primero que hacemos es ir a la Oficina de Turismo situada en la plaza España. Muy amablemente nos facilitan un mapa y nos dirigimos a hacer el itinerario ” ruta de la almendra” por nuestra cuenta. El casco histórico de Vitoria fue declarado Conjunto Monumental en 1997 y conserva intacto su trazado medieval. Realmente recorrer por todas esas calles llenas de historia te evocan a una época llena de reinos llenos de nobles y guerreros..

Visitamos también las “Cuatro Torres” de las iglesias de San Pedro, San Miguel, San Vicente y la Catedral de Santa María (actualmente en obras aunque se hacen visitas guiadas)  que configuran una silueta emblemática de la ciudad y sus interiores ofrecen elementos arquitectónicos relevantes. Se dice que Ken Follet se inspiró justamente en la Catedral de Santa María para escribir los Pilares de la Tierra.

Vitoria

Recomendados por un señor de toda la vida de Vitoria, paramos a comer en la terraza del restaurante “Nº 7 “ubicado en una de las calles demás ambiente de la ciudad, calle Cuchillería, 3. Nos encantó.

Posteriormente fuimos a dar un paseo por los parques del anillo verde Salburua, vimos los palacios de Vitoria Gasteix y paseamos cerca de la muralla Medieval

En general es muy recomendable reservar los alojamientos por donde sea del Pais Vasco con bastante antelación para no llevarse luego sorpresas de precios o disponibilidad sobretodo en temporada alta como es Semana Santa o verano.

 Vitoria 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *